Quienes somos

Ver carta de colores Ver guias

El día 3 de abril de 1992 se constituyó la sociedad INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO, S.L., en Jaén, siendo su objeto social, según se indica textualmente en el artículo 2º de sus estatutos fundacionales, “la fabricación y   comercialización de toda clase de barnices, pinturas, disolventes, tintes, pastas pigmentarias y colas sintéticas, así como la comercialización de maquinaria, utillaje y artículos auxiliares de carpintería y aplicaciones de pintura”.

Comenzó la empresa sus actividades en 1994, pero sus orígenes se pueden encontrar tres décadas atrás, cuando don Francisco Sáiz (padre de la actual gerente) fundó en Jaén la sociedad “Sáiz, Montoro, S.R.C.”, con la denominación comercial de “Industrias Carpo”.

INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO, S.L. es, por tanto, la consecuencia de la evolución en el tiempo de empresas anteriores, que tras algunos cambios de denominación social y de personalidad jurídica, pero siempre con miembros de la misma familia, ha desembocado en la actual, adaptándose a las circunstancias de cada época.

En sus orígenes demostró ser una empresa innovadora, instalándose en una región de escaso tejido industrial y dedicándose a una actividad novedosa, ya que fue pionera en su ramo en Andalucía, y hoy sigue siendo una PyME familiar, pero con una experiencia acumulada que le permite disponer de la tecnología y los conocimientos necesarios para ofrecer una adecuada respuesta a las necesidades de sus clientes, siendo hoy la única empresa en la provincia de Jaén, y una de las pocas que existen en Andalucía, dedicada a la actividad de fabricación de barnices para madera, tintes, disolventes, esmaltes e imprimaciones para metal, procurando distinguirse ya no sólo por la seriedad, ética y profesionalidad, sino también por el empeño en establecer unos altos estándares de calidad.

Sus instalaciones están ubicadas en el Km. 37`700 de la Carretera Úbeda- Jaén, en el término de Mancha Real (Jaén), donde actualmente está su domicilio social.

Las instalaciones, que están construidas, por la peculiaridad de la actividad, con materiales antideflagrantes y el suelo es estanco en las zonas de manipulación de materia primas, comprenden:
– Planta productiva dotada con instalación de almacenamiento y trasvase de disolventes y resinas, depósitos de fabricación, básculas, molinos, agitadores, filtros, envasadoras y la tecnología necesaria para asegurar la calidad de los productos que en ella se elaboran.
– Almacén de materias primas, con un habitáculo específico para depósitos de resinas.
– Almacén de productos terminados, con zona destinada a expediciones.
– Laboratorio, dotado con instrumental específico (brillómetros de varios ángulos, viscosímetros, durómetros, agitadores, densímetro, espectrofotómetro, estufa de desecación, cámara de comparación de colores…) para el  desarrollo de nuevos productos, control de calidad y asistencia técnica.
– Zona de prueba de productos (para nuevos productos y control de calidad) dotado de maquinaria similar a la que utilizan sus clientes para la aplicación de recubrimientos.
– Zona de clasificación de residuos para, posteriormente, realizar una adecuada gestión de los mismos.
– Oficinas.

Esta estructura se ve eficazmente complementada por los medios humanos y técnicos precisos para ofrecer un servicio eficaz y acorde con las exigencias que el mercado requiere.

El proceso productivo consiste en fabricar a partir de las materias primas, y según una fórmula previamente diseñada y comprobada en el laboratorio, barnices en sus diferentes formas, tintes y disolventes, así como esmaltes e imprimaciones sintéticos, de acuerdo con las necesidades de los clientes.

En INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO se desarrolla íntegramente el proceso completo de elaboración de barnices, esmaltes e imprimaciones, para lo cual adquiere todas las materias primas necesarias (resinas, disolventes, colorantes, pigmentos, aditivos…) que luego se transforman en productos específicos dependiendo del fin a que se destinan: barnices en sus diferentes variantes (nitrocelulósicos, de poliuretano, acrílicos, sintéticos… con diferentes grados de brillo), disolventes (para dilución, limpieza…) tintes, pátinas, específicos para madera, y esmaltes e imprimaciones para metales.

El proceso de fabricación está adecuado, desde la maquinaria, equipos de medición para control de calidad, homologación de proveedores, sistemas de seguridad, especialización del personal… para asegurar de manera constante la mayor fiabilidad y calidad de los productos fabricados.

Este proceso, que abarca las actividades de diseño, desarrollo y fabricación incluye un riguroso control de las materias primas, para asegurar que sus características se ajustan a las especificaciones requeridas, así como un exhaustivo control de calidad del producto terminado para que, igualmente, satisfaga las exigencias de los clientes.

Una cualidad a destacar del proceso productivo de INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO, en un mercado cada día más exigente y más competitivo, es su capacidad para adaptarse a las necesidades de sus clientes y, por ello, una faceta muy importante son los “trabajos a medida” que realiza, de acuerdo con peticiones concretas, lo que le obliga a disponer de una gran capacidad de respuesta a la hora de satisfacer las peticiones de los clientes, cosa que se consigue con la versatilidad del personal técnico, de gran inquietud, profesionalidad e imaginación para el desarrollo de nuevos productos.

Siempre se ha tenido en INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO un enorme interés por la calidad de sus productos y del servicio a sus clientes, pero compatible con el respeto y la defensa del medio ambiente, de manera que la  preocupación por conseguir una posición competitiva sostenible de sus actividades, es un capítulo prioritario en los objetivos de la dirección de la empresa.

Ya es conocido que la implantación de la calidad es valorada en el ámbito de la producción industrial y últimamente, además, el respeto al medio ambiente es un valor que está siendo reconocido (y a veces exigido) en la mayor parte de los países desarrollados, sobre todo por parte de los miembros de la Unión Europea. Esto implica no sólo la necesidad de adaptarse a la legislación vigente, sino estar además preparado e incluso ir por delante a las sucesivas medidas que se promulguen, adoptando medidas correctoras en unos casos, o previsoras en otros, para que nuestro entorno no sea agredido y pueda ser disfrutado por generaciones futuras.

Consciente de ello, en 1997 INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO decidió adaptar la gestión de la empresa de manera simultánea tanto a los requisitos de la norma ISO 9001 como a los de la norma ISO 14001 de gestión ambiental.

Un seguimiento documentado y escrito a lo largo de todas las actividades, que implica un alto coste propiamente dicho, aporta la garantía de su cumplimiento, al trabajar con elevados niveles de exigencia. Este hecho supone un reto importante en la trayectoria de INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO, ya que significa la adopción de modernas herramientas de gestión en una empresa de carácter tradicional.

INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO realizó una renovación del equipo de laboratorio y de fabricación, de forma que se seleccionaron aquellos que mejoran la calidad de los productos (viscosímetros, balanzas, brillómetros, densímetros, etc.) y contribuyen a la reducción de los aspectos ambientales significativos identificados.

En los procesos de fabricación se introdujeron cambios que han producido una reducción significativa de la cantidad de residuo de disolvente generado, como por ejemplo, programaciones de fabricación que ocasionan menor número de cambios de referencias, reutilización de disolventes sucios para limpieza, depurándolos previamente, etc.

Desde el punto de vista ambiental, las instalaciones ya se construyeron teniendo en cuenta no sólo los requisitos ambientales aplicables durante el funcionamiento, sino que se extendieron a posibles incidentes, para evitar impactos ambientales sobre el medio, habiéndose realizado dos instalaciones específicas:
– Con el objeto de reducir sensiblemente las emisiones de compuestos orgánicos volátiles (COV’s), se instaló un sistema de extracción en los puestos de fabricación y envasado, dotado de filtros de carbón activo que llevan a unas emisiones a la atmósfera muy por debajo de lo exigido por la legislación, además de disminuir los niveles de contaminantes en el interior.
– La otra instalación es un almacén específico para los residuos, de manera que se asegura su correcta clasificación, segregación, almacenamiento y control.
Cumpliendo con los objetivos de valorización y reciclado de la “Ley de Envases y Residuos de Envases”, se segregan aquellos residuos industriales asimilables a urbanos (no peligrosos) para su posterior aprovechamiento (papel y cartón, plásticos y palets).

La gestión de los residuos se hace completamente a través de gestores autorizados, encargados de realizar el tratamiento específico de los mismos según su naturaleza, con el fin último de la valorización de los mismos.

La marca comercial “CARPO” (registrada como marca comunitaria) constituye un valor añadido en relación al producto, y bajo esta denominación la empresa fabrica y comercializa barnices para madera, tintes, disolventes y esmaltes e imprimaciones para metal.

También suministra otra serie de productos auxiliares, ofreciendo una amplia gama de referencias para poder atender todas y cada una de las distintas peticiones de sus clientes.

Todos los productos fabricados por INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO disponen de sus correspondientes fichas técnicas (en las que se exponen las características y propiedades físico-químicas, así como su modo de empleo, uso más aconsejable y relación con otros productos) y, en cumplimiento de la legislación sobre preparados peligrosos (“Reglamento sobre clasificación, envasado y etiquetado de productos peligrosos” y la “Ley de prevención de riesgos laborales”), de las fichas de datos de seguridad, con el fin de informar sobre las medidas necesarias para la protección de la salud y seguridad en el trabajo del usuario.

Desde el punto de vista comercial, INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO distribuye sus productos por dos vías: Por un lado está la “Línea Profesional e Industrial”, enfocada a barnizadores industriales y otros profesionales de la madera, como carpinteros, fabricantes de muebles, de portaje, maquinaria agrícola, estructuras metálicas, etc., y por otro lado ofrece la “Línea Decoración”, dirigida a pintores, decoradores, ferreterías y tiendas especializadas de pintura y bricolaje, que a su vez sirven a profesionales que utilizan barnices, tintes, disolventes y esmaltes en pequeñas cantidades, o a los particulares que los utilizan en reparaciones y trabajos caseros.

Su ámbito de actuación es fundamentalmente regional (Andalucía), algo a nivel nacional y, desde este año, también exporta.

No es la única actividad de la empresa vender los productos que fabrica, también presta asistencia permanente, con asesoramiento continuo a empresas.

Hay que tener en cuenta que el perfecto acabado de una superficie, bien sea de madera o de metal, es un proceso que, aunque en líneas generales no es excesivamente complejo, se ve influenciado por diversos factores y condicionantes que afectan al resultado final.

De todos esos factores, la elección del tipo de recubrimiento más adecuado para cada trabajo, la correcta aplicación del mismo por parte del usuario, y el conocimiento de los elementos ambientales y condiciones en cuanto a la idoneidad de la instalación, son los más importantes.

En el seno de INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO se han elaborado unos manuales, fruto de la experiencia acumulada, que distribuye gratuitamente, con el objeto de difundir conocimientos sobre la materia que fabrica y sus formas de aplicación, de manera que quien la utilice obtenga los mejores resultados.

Estos manuales técnicos, específicos para madera, son:
– Apuntes de barnizado.
– Defectos de las capas de barniz. Causas y soluciones.
– Guía para la aplicación de barnices. Recomendaciones y precauciones a tener en cuenta.
Actualmente se está trabajando en la elaboración de manuales para otros recubrimientos.

Pero la difusión de sus conocimientos no se limita a la asistencia técnica a clientes o los manuales anteriormente relacionados. El personal técnico de INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO ha participado en diversas ocasiones en mesas redondas, ha impartido cursillos a alumnos en escuelas-taller y ha dado conferencias sobre temas de barnizado y de calidad.

En este mundo no es fácil mantenerse informado y al día de temas dispares y de diferente índole. Lo anterior, junto con la vocación de colaboración que INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO mantiene, le ha llevado a tener relación con varias asociaciones profesionales, unas veces en régimen de empresa asociada y otras como empresa adherida, para así recibir información actualizada, intercambiar conocimientos, defender intereses comunes… y, en definitiva, facilitar la parte de la gestión de la empresa en aquellos temas que no son los estrictamente relacionados con la producción y el desarrollo de su actividad habitual.

Las entidades a que se refiere el párrafo anterior son:
– La Asociación Española de Fabricantes de Pinturas y Tintas de Imprimir (ASEFAPI)
– La Asociación Española de Codificación Comercial (AECOC).
– Ecoembalajes España, S.A. (ECOEMBES).
– Universidad de Jaén (ÍCARO).

Por último, indicar que a lo largo de su trayectoria INDUSTRIAS QUÍMICAS CARPO ha obtenido diversos reconocimientos, de los que cabría destacar el primero en 1999, cuando la revista Jaén Empresarial le otorgó el Premio a la Mejor Trayectoria; el Premio a la Industria 2004, concedido por parte de la Cámara de Comercio de Jaén; el I Premio a la Trayectoria empresarial de las mujeres de Jaén, otorgado por Jaem (Unión de mujeres empresarias y profesionales de la provincia de Jaén) en 2007; reconocimiento por sus 50 años de servicio a la Química, por el Ilustre Colegio Oficial y la Asociación de Químicos de Andalucía en 2013, entre otros. Y ha participado en diversas ferias de muestras:
dos veces en Sevilla, una vez en Córdoba, dos veces en Jaén y una vez en Mancha Real.

Pregunta lo que necesites saber